Lema y objetivos

 

 

 

¡Sueña, crea, crece!

 

Este curso 2017-2018 el valor en torno al que nos vamos a organizar y desde el que vamos a evangelizar, educar, innovar, trabajar y celebrar juntos es la CREATIVIDAD.

La creatividad es la capacidad, actitud y aptitudes que todo ser humano tiene para producir algo nuevo y valioso partiendo de su imaginación, capacidades, sentimientos, pensamientos e ideas, con el fin de abordar situaciones, resolver problemas, crear nuevas posibilidades y transformar la realidad.

El lema que este curso 2017-18 presidirá todo el trabajo de los centros educativos en torno al valor de la creatividad es ¡Sueña, crea, crece! (Dream, create, grow!). La frase bíblica en la que nos apoyaremos pertenece al último libro de la Biblia, el libro del Apocalipsis, y es la siguiente: “Yo hago nuevas todas las cosas” (Ap 21,5).

Con la expresión ¡Sueña, crea, crece! queremos expresar tres acciones que se dan cita y se entrelazan en la creatividad. Podemos decir que la creatividad es el resultado de un sueño que, porque se cree en algo, se pone en marcha, crea y en ese proceso creativo hace crecer.

Sueña. Aunque los estudios actuales afirman que el sueño profundo nos produce ciertos beneficios como el aumento de la memoria, una mejor planificación futura, mejora de la calidad de vida y la estimulación de la creatividad, el sueño al que nos referimos nosotros es otro. Es el que implica estar despiertos.

"¡Sueña! Despliega las alas y vuela", decimos, cuando sugerimos actos audaces de libertad y expresiones únicas de creatividad individual. Un sueño que comporta creer. Creer que somos capaces de transformarlo todo. Creer que no estamos solos, que Dios es el motor de la vida y su Espíritu el principal inspirador. Tomar conciencia y fuerza interior para aquello que deseamos que se haga realidad. Nosotros somos el arquitecto de nuestra vida y de todo aquello que deseamos conseguir. Creer en uno mismo, creer en lo que queremos y crear. En definitiva, soñar despiertos.

Crea: La creatividad se relaciona directamente con el acto de crear. La creatividad es una de las capacidades más importantes y útiles del ser humano. Esto es así porque nos permite, justamente, crear e inventar nuevas cosas, objetos, elementos a partir de lo que ya existe en el mundo.

La idea de creatividad proviene justamente de la idea previa de "crear", por lo cual el acto de inventar o generar algo nuevo está vinculado siempre en mayor o menor grado con el uso de la mencionada habilidad.

Crece: Creemos y creamos. Pero ambas acciones básicas del ser humano y de los grupos humanos necesitan dirigirse y orientarse hacia un objetivo común: crecer, desarrollarse integralmente, descubrir el propio talento y desde ahí aportar valor al propio mundo, a la propia historia y a la historia común.

Soñamos y creamos para crecer. Soñamos y creamos y en el proceso crecemos. Es un itinerario que no nos permite postergar para mañana lo que en nuestra propia naturaleza y espíritu llevamos grabado.

¡Sueña, crea, crece! Tres exhortaciones a ser creativos, a imaginar un mundo nuevo y renovado, a crear algo que nadie había pensado antes y a crecer en todos los aspectos mientras se vive  se disfruta de la vida.

 

Objetivo general

Favorecer en nuestros centros educativos un clima reflexivo, participativo y celebrativo que ayude a formar personas creativas, originales, flexibles, con visión de futuro e iniciativa, que afronten los riesgos, sean capaces de innovar y de transformar el mundo en el que vivimos, siempre fundamentados en los valores del Evangelio.

 

Objetivos específicos

  • Adquirir destrezas de pensamiento creativo que nos hagan pasar de aprendices, memorizadores e imitadores a pensadores, investigadores e innovadores.
  • Facilitar un ambiente de interiorización y reflexión que ayude a estar plenamente presente en cada instante, comunicarse desde la propia originalidad y cooperar para elaborar junto a otros nuevos conocimientos y actitudes.
  • Vivir nuestra capacidad creadora como una Misión encomendada por Dios que cuenta con nosotros para continuar la Creación y ser portadores de la Buena Noticia del Reino.

- Con uno mismo

Dimensión emocional, racional, intelectual y social

1. Descubrir, reconocer y aceptar la capacidad creativa que tenemos cada uno.

2. Desarrollar, entrenar y ser capaz de proyectar creaciones, valorando nuestras habilidades.

3. Disfrutar de las propias creaciones como forma de desarrollo personal.

Dimensión social y relacional

1. Fomentar el intercambio de posibles soluciones para resolver problemas, enriqueciendo y facilitando los procesos.

2. Desarrollar un espíritu organizativo, constructivo, innovador y solidario con capacidad de estar al servicio a los demás trasformado la realidad.

3. Reconocer con respeto las aportaciones creativas de los demás.

- Con Dios

Dimensión interior, espiritual y transcendente

1. Reconocer a Dios como primer creador”.

2. Revelar a través de nuestra creatividad el valor de la obra de Dios.

3. Mostrar y vivir de forma original el mensaje de Jesús.

- Con los demás y con el entorno

Dimensión, emocional, física, material y biológica

1. Descubrir y utilizar la riqueza creativa que podemos encontrar en nuestro entorno.

2. Establecer nuevas relaciones con el entorno natural para resolver los problemas y evitar deterioros fomentando el cuidado de la casa común.

3. Determinar medidas de actuación novedosas para proteger y recuperar el patrimonio cultural y humano.